Robos con impresioning, de las mentiras de hollywood a la realidad cotidiana – Screencap paradise

Robos con impresioning, de las mentiras de hollywood a la realidad cotidiana

Todos hemos visto alguna vez una escena clásica en alguna película donde un grupo de espías, que siempre parecen tener sigilo sobrehumano, mediante una gran red de planeación en un plan francamente complicado en exceso que suele recaer más en la suerte que en la habilidad, logran hacerse con la llave del objetivo por un solo momento, pero este momento es suficiente para abrir una caja de cerillas aparentemente normal, que resulta estar rellena de una especie de arcilla, entonces presionar la llave para obtener un molde, regresar la llave y caminar en cámara lenta hacia la cámara después de una misión exitosa.

Al ver esto más de uno se habrá preguntado si esto es tan sencillo en realidad, si tan solo con esto se puede crear una copia de nuestra llave y quedar vulnerable ante el mundo. Pero como siempre, Hollywood nos miente sobre muchas cosas y la realidad es mucho más escalofriantes en muchos sentidos.

La realidad es que no se necesita una trama sobrecomplicada por un grupo de profesionales para separarnos de nuestras llaves durante un minuto para plasmarla en arcilla y regresarla sin darnos cuenta. No cuando existen cosas como el impresioning que aunque no es un una caja de cerillas falsa rellena de arcilla, es una forma mucho más incógnita.

El impresioning es espeluznantemente sencillo, rápido, efectivo y pasa desapercibido, segun nos cuentan los cerrajeros en matadepera. Se ejecuta en dos etapas. La primera es donde se toma la “impresión” de la llave y esto no involucra ningún grupo de ladrones profesionales, ni siquiera una persona, porque el proceso se lleva a cabo de forma completamente independiente, con solo el dueño real de la llave presente. Pues resulta que para tomar la impresión de la llave, el ladrón simplemente se acerca a la cerradura que quiere abrir e introduce unas láminas de aluminio maleable. Eso es todo.

los cerrajeros en el papiol nos dicen que, Las láminas pasan desapercibidas para el dueño, quien sin sospecharlo solo mete su llave en la cerradura para ingresar a su casa. Sin saberlo le acaba de dar al pillo la impresión de la llave que necesita. Así como colocó las láminas de aluminio el ladrón luego pasa a recogerlas y llevárselas de vuelta a su guarida. La operación es rápida y sencilla.

Luego todo lo que hace falta es que el malhechor cree una copia de la llave a partir de la impresión recogida y listo. Puede abrir la cerradura sin ninguna dificultad, sin forzarla ni dejar huella alguna de sus actos más allá de todo lo que sustraiga. Y todo esto sucedió con la colaboración del afectado pero con su entero desconocimiento.

Claro está, este método requiere ciertos conocimientos, como todos los métodos que se utilizan para burlas las cerraduras tradicionales. Pero con la propagación del internet se encuentra disponible para muchos tras una simple búsqueda en la red en vez de todo el glamour y planeación que nos muestran en las películas. Como siempre la recomendación es un cambio de bombillo por alguno de seguridad con todas las de la ley o al menos uno con tecnología anti bumping, que también sirve para protegerse del impresioning.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *